Nuestros_Medicos Ventajas_de_Laparoscopia Paquetes_de_Cirugia nuestros_hospitales Contacto
Cirugia Minimamente Invasiva
Cirugia Neonatal
Cirugia de Torax
Cirugia General y Digestiva
Cirugia Urologica
Nutricion
Lap Band Pediatrico
Testimonios
Videos


Cirugia de Torax

El procedimiento más común que realizamos es la toracoscopía.

Algunas malformaciones que requieren cirugía de tórax son:
• Malformaciones esofágicas
• Resecciones pulmonares
• Anomalías diafragmáticas
• Enfermedades pleurales
• Duplicaciones
• División de ductus
• Aortopexia

“Lo más novedoso en cirugía neonatal es que hoy uno puede operar a los bebés de manera mínimamente invasiva. Esa es la gran novedad, se puede operar sin dejar ni siquiera una marquita pero no todas las patologías pueden ser operadas de esta forma. No hay un chico igual a otro. Las malformaciones del pulmón, la hernia diafragmática, la atresia esofágica, la cirugía del hígado, entre otras, pueden ser operadas de esta forma. Por la hernia diafragmática congénita, por ejemplo, acá en la Argentina se mueren la mitad de los chicos. Se utiliza una fibra óptica, una especie de cámara de televisión, logrando así que la incisión sea muchísimo más pequeña y no deje marcas en el cuerpo del bebé o del niño”, sostiene el Dr. Ferro. Y continúa “Es una forma segura, posible, que permite buenos resultados”.
El especialista hace hincapié en la necesidad de padres y de médicos de ocuparse de estas patologías. “Muchas veces hay diagnósticos prenatales que permiten la derivación al especialista en cirugía neonatal y preparar a los papás. Si un ecografista de rutina detecta algo, lo deriva a un ecografista especialista en malformaciones y este último, mediante un scan detallado que permite registrar todas las malformaciones, da aviso a un cirujano o idealmente, derivarlo a un grupo de diagnóstico prenatal. Donde haya alguien que pueda realizar un estudio genético, donde haya alguien que pueda contener psicológicamente a los papás, donde haya un team preparado. Debe ser un centro de alta complejidad”, dice.
“Dentro o fuera del útero, la lucha de esos padres por salvar la vida de su hijo, a veces incluso poniendo en riesgo la propia, es uno de los actos de amor más grandes. Y los médicos a veces tenemos la responsabilidad de llevarlo a cabo. Es una pasión y un compromiso”, concluye.

Fuente: http://www.sentirypensar.com.ar/nota295.html

 

Designed by Evolution Design Boston www.evolutiondesignboston.com